Propiedades Beneficiosas






El aceite de oliva no solo es beneficioso por su carácter alimenticio, sino que también tiene extraordinarias propiedades curativas y saludables. Aunque hay que señalar que el aceite de oliva no posee hoy en día el carácter divino que se le atribuye en otras épocas, ni la condición de fuente energética imprescindible en la alimentación, pero sí representa el nuevo mito de la salud y de la preocupación por una dieta sana y equilibrada, además de constituir ese componente ancestral que todos conservamos en nuestros hábitos y costumbres. Todos esos factores mantienen en vigencia este producto maravilloso que alguien ha bautizado como “ORO LÍQUIDO”, por esta razón al aceite de oliva se le considera un elemento mitad alimento mitad medicina.

El aceite de oliva, distintivo de nuestra dieta mediterránea, es la grasa con la que mejor se fríen los alimentos, ya que forma una capa más consistente a su alrededor. Gracias a ella, los alimentos retienen sus jugos y no absorben más aceite. Aunque puede alcanzar altas temperaturas (180ºC), es el que menor alteración sufre durante el calentamiento por lo que puede reutilizarse más veces que otros aceites. Además se trata del aceite vegetal que contribuye con un mayor número de factores beneficiosos para nuestra salud. Estudios realizados por las cátedras de Cardiología y Bioquímica Clínica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Zaragoza demostraron que la sustitución del consumo de aceite de girasol por aceite de oliva durante diez semanas redujo en promedio un 13% del colesterol sanguíneo. El aceite de oliva ejerce gran influencia sobre el organismo, a continuación detallaremos los efectos sobre los distintos sistemas y aparatos.

Sobre el aparato digestivo:

  • Disminuye la secreción de la acidez gástrica.
  • Disminuye la actividad secretora del páncreas sin afectar a la digestibilidad de los alimentos.
  • Mejora el vaciamiento de la vesícula biliar, lo que evita la formación de cálculos biliares.
  • Mejora la absorción intestinal de diversos nutrientes, especialmente los inorgánicos, corrigiendo enfermedades como la anemia (mejora la absorción del hierro).

Sobre el sistema cardiovascular:

  • Provoca una disminución del colesterol total en sangre.
  • Disminuye el colesterol LDL (el malo).
  • No modifica los niveles de colesterol HDL (el bueno).
  • Estimula la producción de vasodilatadores (mejora la fluidez de la sangre).
  • Disminuye la capacidad de oxidación del colesterol LDL, lo que evita el infartopor ateroma.
  • Disminuye la presión arterial.

Sobre los procesos oxidativos:

  • El aceite de oliva es un gran impedimento para la oxidación celular, por lo que contribuye a prevenir muchas enfermedades e, incluso, la vejez prematura.
  • Sobre los enfermos de diabetes: Mejora el perfil lipídico del enfermo.
  • Disminuye la glucemia, lo que permite rebajar las dosis diarias de insulina.